Edición Nº: | | Dolar: 94,39/ 100,39

AMPLIANDO MERCADOS EN EMIRATOS ÁRABES UNIDOS E INDONESIA

En ambos países asiáticos, de perfiles marcadamente diferenciados, existen posibilidades de negocios que una sólida propuesta comercial y una inteligente gestión política podrían potenciar. Estas misiones buscan diversificar los destinos de nuestra producción exportable, lo que requiere alcanzar altos niveles de sinergia entre el gobierno y los empresarios, a fin de vender nuestros productos y servicios, generando de esta manera más trabajo, y un desarrollo tecnológico a la altura de los mercados internacionales.

En el marco de la desaceleración del crecimiento económico de los países centrales y, por lo tanto, del volumen comerciado con dichos países, la apertura de nuevos mercados -con economías dinámicas y creciente capacidad de consumo- se consolida como una de las mejores opciones para sortear los embates de la caída de la demanda de los socios tradicionales. En el caso de los EAU, este objetivo se complementa con la intención de conocer el potencial energético emiratí y las posibles inversiones que podrían realizarse desde el sector.

En las últimas décadas, la tendencia del comercio global entre Argentina y los EAU ha sido en general expansiva, evidenciándose una leve caída en 2009 que en 2011 fue subsanada. El comercio entre ambas naciones creció entre 1997 y 2011 alrededor de un 800% trepando en este último año a 393 millones de dólares.

Mientras nuestras exportaciones están constituidas principalmente por aceites de soja en bruto y derivados, maíz en grano y tubos sin costuras, de los EAU importamos principalmente Gas Oil y Etileno.

Algunos sectores con buenas perspectivas comerciales en EAU, son los vehículos, maquinarias para hotelería, medicamentos y productos químicos.

Los EAU requieren de cuantiosas importaciones ya que su matriz productiva es altamente concentrada en la producción hidrocarburífera lo que hace necesaria una tenaz estrategia de promoción comercial para poder competir con numerosos proveedores, entre ellos, EEUU, India, China, Autralia, Brasil y Holanda.

El segundo destino de esta nueva misión comercial es Indonesia. Dicho país abriga numerosos interrogantes ya que poco se habla de él por estas tierras, a pesar de que se trata de una de las principales economías de la dinámica región del Sudeste Asiático. Posee una población de más de 240 millones de habitantes distribuida en más de treinta islas que conjuntamente hacen de Indonesia el país insular más grande del mundo. Su PBI desde 2004 ha mostrado tasas de crecimiento anual superiores al 5%, excepto en 2009, que fue del 4,6% debido a la fuerte crisis internacional.

En los próximos años Argentina puede tener posibilidades de incrementar el volumen de ventas a Indonesia, no sólo abasteciendo su mercado de materias primas sino también ampliando el abanico de productos colocados en dicho mercado. Se podría citar como ejemplo la introducción de maquinaria agrícola argentina en el mercado indonesio, sobre todo teniendo en cuenta las intenciones del país asiático de mejorar los rindes del sector primario.

Si bien nuestro comercio bilateral no ha registrado volúmenes muy llamativos, cabe destacar que se ha ido desarrollando una tendencia creciente que ha llegado a arrojar un intercambio cercano a los 2.000 millones de dólares en 2011 y que desde 2001 arroja un saldo positivo para la Argentina. La harina y los pellets de soja, y los tubos sin costura (para la industria petrolera) han sido los productos de más peso en las exportaciones argentinas a Indonesia, mientras que en el sentido opuesto de los intercambios, el caucho natural, los hilados, los motores de émbolo fueron los bienes más destacados.

La visita de la comitiva argentina a los Emiratos Árabes Unidos e Indonesia representa un paso más en la consolidación de la estrategia sur-sur la cual ofrece, en este caso, una buena oportunidad de insertar nuestra producción en nuevos mercados que contrapesen la caída del poder de compra de los países centrales –y por ende que sostengan el dinamismo de nuestra economía- como así también de avanzar en la consolidación de nuestra industria soberana del petróleo y gas. Los resultados de las misiones comerciales son difíciles de medir en el corto plazo si lo que se espera es regresar a casa con millonarios negocios ya cerrados, más bien es necesario observar el cuadro en su totalidad y comprender que Argentina es hoy capaz de explorar nuevas opciones, en base al trabajo colectivo entre gobierno y empresas, que incluyen el abordaje de economías de diferentes perfiles, para integrarse a un mundo en transformación constante.

Realizado por el Centro de Estudios en Comercio Internacional (CECI):
Lic. Leandro Compagnucci
Lic. Johanna Fedorovsky
Lic. Diego Mazzoccone                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.