Edición Nº: | | Dolar: 94,39/ 100,39

Pospandemia: ¿PYMES con crecimiento o con desarrollo?

La economía argentina toco fondo. El propio gobierno sostiene que comienzan los primeros signos de “recuperación”.

¿Qué recuperación? Los números de la economía son muy preocupantes y lo serán en el futuro inmediato. La caída será peor a la padecida en el año 2002 y la más profunda de nuestra historia.

Nuestra economía era, es y seguirá siendo un “paciente de riesgo”. Para muchos pequeños empresarios, prestadores de servicios y comerciantes no han podido evitar la “muerte” de su emprendimiento y su destino es “aciago”.

Para otros el presente le marca el destino de la “supervivencia”. Es decir intentar no cerrar su empresa o negocio. Para aquellos que estaban pensando emprender en Argentina están en modo pausa por 3 motivos:

1- Esperan que la pandemia finalice
2- Esperan que la condiciones de la presión tributaria se modifiquen
3- Evalúan otros destinos para sus inversiones

Respecto de este último punto ya no hablamos de grandes capitales sino de los pequeños inversores que mueven la actividad económica y el empleo en volumen y ya no quieren apostar a su propia tierra por que han perdido cada vez que lo han intentado.

Este escenario excede al Gobierno de Alberto Fernández pero es su misión y obligación revertirlo por que Argentina no tiene más margen para caer aún más con una pandemia que dejará pobreza superior al 50%, desempleo del 20% y PYMES en modo cierre.

Hasta ahora las herramientas pensadas para contener el escenario de deterioro económico se da en diferentes niveles. En el plano nacional el llamado a una moratoria impositiva y previsional que para muchos casos implicará unificar con la anterior llamado a moratoria que se efectuó en la gestión Macri.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Las siete claves del comercio en pandemia y pospandemia
  2. El dilema de miles de familias: ¿cómo afrontar los primeros vencimientos?

Lo que no se está considerando es que si una PYME prepandemia debe recurrir a una moratoria y en pandemia debe unificar la moratoria anterior con el nuevo llamado a moratoria es que no está pudiendo pagar semejante nivel de presión tributaria.

En el nivel provincial en Buenos Aires Arba extiende por 60 días el pago de patentes e impuesto e inmobiliario y piensa en su propio llamado a moratoria. En el nivel municipal en la Ciudad de Buenos Aires se aprobó la eximición del pago del ABL para los comercios durante los meses de junio y julio.

Quien innova es la Municipalidad de Vicente López con el Programa de Apoyo Económico a Comercios No Esenciales con subsidio de $20000 en 2 cuotas para 2000 pequeños y medianos comercios y la eximición de la tasa de seguridad e higiene del segundo semestre.

El programa se financia con una tasa que cobra a bancos e hipermercados que si pudieron vender lo que los comercios no esenciales no podían durante la cuarentena.

En los años democracia las recesiones de los años 1985, 1989, 1995, 1998-02, 2001-2002, 2008-2009, 2013-2016 y 2018-2020 tuvieron como protagonistas de la salida a la Industria y comercio.

De acuerdo a un Informe elaborado por Gustavo Reyes de Ieral-Fundación Mediterránea en promedio las reactivaciones los sectores responsables fueron la Industria 34%, Comercio 21% e Inmobiliario 10%.

Por su parte, los motores de la demanda agregada vinieron de la mano del consumo en un 75% y por detrás la inversión y las exportaciones netas.



El punto de partida para la salida del comercio es el peor de la historia. De acuerdo a la CAME en Agosto 2020 caída de las ventas minoristas fueron de 17,7%.

Pero mientras en la región AMBA la retracción llegó al 33%, en el resto del país fue de 9,4%. En lo que va del año, acumulan una caída anual de 30,5% que se explica por las fuertes bajas registradas en marzo, abril, mayo, junio y julio.

La economía tendrá números de crecimiento en los próximos años pero no bases de desarrollo sostenible. Recién en 2024 podríamos recuperar el PBI de 2018-2019 y hoy estamos con un PBI per cápita de 30 años. Esto es igual a mayor nivel de pobreza.

Argentina puede creer en un “falso” avance para regresar en el futuro en los números de 7 años anteriores o generar las bases para mirar el futuro de desarrollo de los sectores de su economía para tener un crecimiento sostenible por años.

Las bases deben estar dadas por el reverso a lo realizado hasta ahora para sostener un plan de desarrollo:

1- Bajar en forma abrupta la presión tributaria de emprendimientos en industria, comercio y servicios por hasta U$S 500.000 para generar las bases de reinversión de utilidades, lograr competitividad y productividad y poder competir en el mercado local y mundial con bases sólida.

2- Solucionar el salto y trampa del régimen simplificado a responsable inscripto que deja miles de prestadores de servicios y comerciantes en una carga que no pueden soportar y los llevan al cierre o lo llevan a evadir por qué no quieren morir en el intento del paso de categoría impositiva,

3- Atraer todos los dólares de argentinos que están fuera del sistema pero no al estilo de la gestión Macri para sostener el gasto público y déficit fiscal sino para dedicarlo en forma exclusiva a la producción.

4- Cambiar las reglas de juego jurídicas e institucionales. En Argentina se atraen inversiones extranjeras directas y se las ahuyenta luego que se las intento atraer. Ya no les sucede a los grandes capitales. Les sucede a los pequeños por que el volumen de regulaciones y burocracia para invertir escalo y creció gobierno tras gobierno.

5- Tener escalas de contribución patronal para las PYMES de acuerdo a volúmenes de facturación y generar un seguro de desempleo. El actual sistema es anticontratación laboral.

6- Las imágenes del Paro Lácteo de Atilra y del corte de Camioneros a Mercado Libre no son alentadores. No hay diálogo. Hay extorsión. Nos llevará a más cierre de empresas PYMES y a que el comercio digital busque la misma mano de obra con bases de empleo fuera del país. No somos inteligentes si el liderazgo político está ausente en semejante bochorno económico.

Argentina está atravesando el peor momento económico de su historia. El destino de la economía argentina forma parte de las decisiones históricas actuales.

No podemos creer que por crecer el problema está solucionado. Argentina está condenado al fracaso sino aporta soluciones a los problemas acumulados en la prepandemia y pandemia que nos llevará a una postpandemia infinita de crisis recurrentes sino cambiamos las reglas para que nuestra economía tenga bases de desarrollo y horizonte futuro.

 

Damián Di Pace es analista económico, autor del libro "Economía Pyme" y director de la consultora Focus Market.