Edición Nº: | | Dolar: 98,18/ 104,18

La prohibición de despidos y doble indemnización afectan a un 72% de las PYMES

De acuerdo a un estudio de la Fundación Observatorio PYME (FOP), el 72 por ciento de las MiPYMES argentinas se ve afectada negativamente por la normativa que establece la prohibición de despidos y la doble indemnización.

En este contexto, a un 38 por ciento de las firmas del sector se le dificulta la reestructuración y al 34 por ciento contratar nuevo personal.

El estudio sectorial se centró en aspectos como: ¿Qué ocurre en los distintos sectores? ¿Cómo impactan las regulaciones de acuerdo con el tamaño de la empresa? ¿Qué relación hay entre el efecto de las regulaciones y la presencia de personal inactivo? ¿Está asociado el impacto de la normativa a la operatividad de las firmas?

Al respecto, la mayoría de las empresas encuestadas admitió que se ven dificultadas para la reestructuración (67%) tienen a parte o a todo su personal inactivo, esto debido al cumplimiento de los protocolos y restricciones impuestas por la pandemia.

"La demanda de un proceso de reestructuración por parte de estas empresas se debe a que la inactividad del personal genera mayores costos de producción que no todas ellas pueden compensar con aumentos de productividad de la mano de obra, sin implementar importantes cambios en su esquema tecno-organizativo", resaltó el trabajo de FOP.

NOTAS RELACIONADAS:

Las PYMES industriales siguen teniendo "dificultades para reclutar personal con formación universitaria"

Se está perdiendo "una gran oportunidad para las PYMES”

Si bien la dificultad de reestructuración tiene mayor difusión en el segmento empresarial medianas-grandes (54%), la proporción es también significativa entre las medianas (46%) y las pequeñas (42%).

Los datos relevados por FOP muestran además una relación entre capacidad ociosa y necesidad de reestructuración del personal. Entre las empresas totalmente operativas, las dificultades para reestructurar y para contratar personal están difundidas prácticamente por igual (36% y 35%, respectivamente).

En cambio, la dificultad para la reestructuración del propio personal es más citada por aquellas firmas que están en una situación de parcial operatividad (44%), es decir por debajo de su capacidad de producción.

Desde el punto de vista sectorial, se observa que las MiPYMES del sector manufacturero (43%) presentan mayores complicaciones en relación con la dificultad de reestructurar personal propio, mientras que el impacto negativo sobre la posibilidad de contratar nuevo personal está más difundido entre las firmas del sector del agro y los recursos naturales (41%).

Las relativamente menos afectadas por la normativa son las microempresas, compuestas básicamente por empresas unipersonales y monotributistas, es decir empleadores sin prácticamente personal inactivo.

Aun así, el 60% de ellas se vio afectada negativamente por la normativa, ya sea con dificultad para reestructurar (28%) o para contratar personal (32%).

Más detalles en: https://bit.ly/2V8lVev