Edición Nº: | | Dolar: 98,94/ 104,94

Señalan que la inflación proyectada en el Presupuesto es "muy difícil de cumplir"

Un estudio de la Universidad de Belgrano mostró que la meta de inflación estipulada en la 'ley de leyes' constituye un "objetivo bastante ambicioso" que será "muy difícil de cumplir" porque supone que se va a mantener "ligeramente por debajo de la registrada en agosto último, que fue del 2,5%".

El año próximo la economía crecerá 4%, la inflación alcanzará al 33% y el dólar se ubicará en $131,10, de acuerdo con el proyecto de Presupuesto Nacional que el Ministerio de Economía envió al Congreso.

El proyecto -denominado oficialmente Ley General de Gastos y Cálculo de Recursos de la Administración Pública Nacional-también contempla que el déficit fiscal rondará el 3,5% del PBI, el consumo privado crecerá 4,6% y la inversión, 3,1%.

Al respecto, el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la UB reflejó que "la inflación del Presupuesto es muy difícil de cumplir".

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Para Spotorno, Argentina tendrá un piso de inflación del 50% "por varios años"
  2. Para Guzmán, "no hubo ajuste fiscal, hubo una reducción del déficit"

"Esa meta de inflación supone una variación mensual promedio de precios del 2,4%. Es decir, se adoptó el supuesto de que la inflación se mantendría ligeramente por debajo de la registrada en agosto último, que fue del 2,5%", graficó Víctor Beker, director del CENE.

"Se trata de un objetivo bastante ambicioso, si se tiene en cuenta que sólo bajo la cuarentena las variaciones mensuales de precios se mantuvieron por debajo del 3%", aclaró.

El economista esgrimió que el valor registrado en agosto es el menor desde el mismo mes de 2020 y que luce "difícil que pueda mantenerse en el futuro, sobre todo en el marco del plan de ´poner plata en el bolsillo de la gente´".

"La monetización de los Derechos Especiales de Giro aportados al gobierno argentino por el FMI y los incrementos salariales, de jubilaciones y pensiones, así como de otros rubros del gasto público, implicarán un fuerte aumento en la circulación monetaria y consiguientes presiones inflacionarias", argumentó.

En ese sentido, señaló: "La previsión de una inflación anual del 33% parece difícil de cumplir".

"Para que la previsión presupuestaria se cumpliera, se requeriría de un plan integral anti-inflacionario para 2022, que coordinara medidas monetarias, cambiarias y de política de ingresos, lo que, por ahora, no se avizora", concluyó.